El temporal se lleva playas enteras, y daña infraestructuras y chiringuitos en toda la provincia

Marbella, Estepona, Manilva y Casares, entre los más afectados a cuatro días de la Semana Santa.