Opinión

El arcoíris andaluz

Esta viajera empedernida y de vocación, ha podido comprobar a lo largo y ancho del planeta, que aún se desvían miradas y se introducen las manos en los bolsillos para evitar acariciar a la persona amada, por temor; a perder la libertad, a ser objeto de castigos