José María Ayala renuncia a su acta de concejal para dedicarse en exclusiva a su labor en el parlamento