Primera estimación no oficial del incendio: 1.820 hectáreas arrasadas

La medición se basa en los puntos calientes detectados por el sistema VIIRS de la NASA.