Al pirómano de Sierra Bermeja pueden caerle entre 10 y 20 años de prisión, y el pago de los gastos de extinción