El pinsapar, la joya botánica de Sierra Bermeja, se ha salvado en un más de un 90 por ciento