La apertura del mercado británico apenas se deja notar en los hoteles de la Costa del Sol