Una nueva ley prohibe quitarse la mascarilla en la playa, aunque se mantengan la distancias