La Semana Santa comienza con subida de temperaturas y un sol del que ya hay que protegerse