, , , , ,

Mere, el ‘Lidl ruso’ que llegará a Málaga este año para competir con Lidl, Aldi o Mercadona


La cadena rusa ofrece precios entre un 10 y un 20% más bajos, gracias al recorte de gastos en decoración y explotación.

Los productos se venden directamente en palés, en un formato conocido como 'no-frills'.


//


La cadena de supermercados Mere, bautizada por muchos como el ‘Lidl ruso’ por su similitudes con la compañía alemana en sus inicios, llegará este año a España y a la provincia de Málaga.

Tiene previsto abrir entre 10 y 15 tiendas en un principio, aunque como objetivo se ha marcado contar con 100 supermercados en cuatro años por toda España.

Mere pertenece al grupo ruso Svetofor, y su estrategia es ofrecer precios entre un 10 y un 20% más bajos que sus competidores, para lo cual reducen al máximo los costes.

Así, sus tiendas obedecen a un modelo espartano en el que apenas hay personal y el producto se vende directamente en palés (formato ‘no-frills’).

También ahorran al máximo en costes de explotación como el alquiler o la decoración, y negocian con los provedores para probar formatos más grandes si así consiguen vender más barato.

Llevar la estrategia ‘hard discount’ (gran descuento, en castellano) a su máximo nivel y en «todos los sentidos», es su principal objetivo.

Productos frescos

Otro de los apartados en el que pretenden ganar la partida a sus competidores es el de los productos frescos, que en España tienen más peso que en otros países europeos donde el consumidor se decanta por la alimentación envasada.

Para ello, ya han firmado contratos con varios proveedores que abastecerán sus tiendas. Los planes de Mere no incluyen venta online ni crea una marca blanca, si bien algunos fabricantes pueden vender sus productos bajo nuevas enseñas en estas tiendas para justificar menores precios.

Mere abrirá sus primeros supermercados en Cataluña, siguiendo por otras ciudades y provincias entre las que se encuentra Málaga.

Sus principales competidores serán la española Mercadona, y sobre todo las alemanas Aldi y Lidl, que pasaron de establecimientos poco preocupados por la estética, a las actuales tiendas amplias y luminosas.